lunes, 26 de enero de 2009

"La mano del muerto" por Alejandro Dumas o el libro que desearía nunca haber leído.


“El Conde de Montecristo” es mi novela favorita, de eso no cabe duda. Pues bien, cuando me lancé a la caza de esta segunda parte encontré muchas dificultades en encontrar una edición decente. Por fin estas Navidades, Laura me lo regaló pues sabía que tras años de infructuosa búsqueda no había logrado encontrarlo. Parto de este agradecimiento porque el resto de la entrada va a ser ligeramente incendiario, y no quiero bajo ningún concepto que pueda pensar que desprecio su regalo.

Pues bien, habiendo sentado esto pasemos al tema que nos ocupa: “La mano del muerto : continuación de El Conde de Montecristo” por Alejandro Dumas Padre. Este folletín se publicó siempre con el subtítulo de “Continuación de El Conde de Montecristo” y se ha puesto numerosas veces en duda si su autoría pertenece realmente o no a Dumas. Yo mantengo que esta suerte de novelucha simple y precipitada no es del maestro francés. Los personajes ofrecen una bidimensionalidad anodina, centrados y sin matices. Las interacciones entre fuertes personalidades, los dilemas morales planteados, las reflexiones… son hasta tal punto simples y centradas, sin apenas divergencias que nos inviten a pensar, que no pueden salir de la misma pluma que “El Conde”.

Trataré de olvidar esta lectura… vosotros, tratad de evitarla.


Seguir Leyendo... atchung! SPOILERS



En esta secuela, el protagonista es Benedetto, el malogrado hijo de Villefort. La trama parte de la venganza que impone el magistrado sobre su verdugo Edmundo Dantés y que es recogida por su hijo para llevarla a término empuñando la mano del muerto, que ha seccionado del cadáver de su padre al salir de prisión. A partir de entonces la venganza se desarrolla en términos similares a la del Conde de Montecristo. Benedetto consigue los medios para verse encumbrado en cuanto a dinero y poder. Estos no son tan lícitos como los del Conde, Benedetto engaña, traiciona y se cree enviado de la justicia divina que a Edmundo Dantes se le fue de las manos. Desde entonces cada personaje que se encuentra en su camino resulta corrompido y comienza a odiar al Conde. La difamación y su macabra reliquia hacen que los supersticiosos italianos clamen contra Montecristo tanto como antes lo ensalzaban. De manera absurda, unos personajes reconocen al Príncipe Calcavanti en Benedetto como otros parecen haberlo olvidado súbitamente.

La trama se precipita hasta un desenlace tan innecesario como demasiado moralista. Una especie de equilibrio cósmico destruye a cada ser, desde los más inocentes hasta las manos más vengativas. El hijo de Villefort y de Herminia Danglars devuelve punto por punto al Conde todo el daño inflingido en su venganza. Secuestra al hijo del Conde, deja que su mujer muera en sus brazos sin que él reciba el descanso del último viaje y finalmente lo condena a una vida de arrepentimiento destrozando los cimientos morales y de autoridad sobre los que se levantaba la venganza de Montecristo. En el final de la novela, descubrimos que Edmundo Dantes nunca dejó de amar a Mercedes, siendo Haydee solo un espejismo con el que calmar su alma y encontrar una paz íntima, y por este amor, Edmundo Dantés, expira en el mismo instante que el cuerpo sin vida de Mercedes la Catalana toca la tierra de su sepulcro.

Todos los personajes que conocíamos de la primera novela, mueren. Un equilibrio cósmico, las leyes del karma quizá, acaba con ellos de manera cruenta. Danglars muere en un motín, ejerciendo de piloto de una nave que no le pertenecía ¿os suena esta situación de Danglars? Luigi Vampa es por fín ajusticiado al perder el rumbo cayendo enamorado de Eugenia Danglars y siendo traicionado por sus hombres. Herminia Danglars acaba en un convento, de monja que auxilia a los penitentes, asistiendo a su hijo Benedetto el día de su ejecución (si, en esta novela Benedetto conoce que ha de acabar así, nunca lo evita). Mercedes muere de pena y melancolía, y el Conde muere con ella, al igual que pensó morir al lado de Haydee que se envenena compartiendo su cáliz con el Conde quien sin embargo no falleció. Alberto de Morcef, Valentina y Maximiliano Morrel (estos últimos con sus hijos adoptivos, uno el hijo del Conde y Haydee, la otra hija de Eugenia Danglars y Luigi VAmpa) mueren en el naufragio de un barco que partía para Argel. ¿Veis la inutilidad e innecesariedad de este final?

Esta novela no es para mi de Dumas, no puede construir un personaje como el Conde de Montecristo para luego deconstruirlo, derribarlo de ese modo. No puede crear una novela simple, una narración de hechos sin un fundamento y estilo reales. Trataré de olvidar esta lectura… vosotros, tratad de evitarla.

10 comentarios:

Eduard Reinhardt dijo...

Cierto...tienes tanta razón que todo el mundo debería hacerle caso a tu recomendación.
Cuando después de muchas búsquedas para hallar una edición íntegra de El Conde de Montecristo (que andan escasísimas), lo leí y disfruté como ninguna novela en mi vida, eso sin mencionar el profundo nivel teórico que hace de esta obra una de las mejores construidas de la literatura universal. Tiempo después me hice de una versión de La Mano del Muerto y desde el inicio algo me olió fatal, desconocí la mano de Dumas y luego ya fue tan evidente que no continué leyendo sino por partes y me encontré con todo lo que mencionas...con eso capaz de quitarle el sueño a quien disfrutó tanto de El Conde de Montecristo...
No acabé jamás de leer La Mano del Muerto, hasta el día de hoy trato de olvidar lo que alcancé a revisar...
Saludos, Eduard Reinhardt.

Ricky865 dijo...

al final no me asombra mucho este final del conde de montecristo, pues acaso, no culmina medio parecido los 3 mosqueteros?

Gustavo Cedillo dijo...

El Conde De Montecristo es mi libro favorito, me cae que lo he leído 6 o 7 veces, hace como 3 años me encontré con “La mano del muerto” y lo devore en 3 días, lo primero que pensé fue, “no mames che Alejandro” este libro es una basura, lo odie y casi lo quemo, mejor lo intercambie en el mercado Juárez, espero no volver a encontrarlo jamás, no puede ser que un hijo de su pu.. ma… como Benedetto salga ganando, definitivamente no creo que sea un libro escrito por Dumas.

jose cabrera dijo...

Llego un poco tarde jaja, en realidad el libro no es de Dumas o de alguno de sus ayudantes siquiera, es de un portuges llamado alfredo hogan, como mencionas el libro es un autentico destrozo de lo que es el conde del montecristo, el mismo Dumas se quejo de eso.

Jose Rivera dijo...

Pues este "libro" no lo escribio el maestro de maestros, lo escribio un escritorsucho porfugues que ni recuerdo el nombre, pero si, no fue Dumas el que escribio este bodrio

Jose Rivera dijo...

Pues este "libro" no lo escribio el maestro de maestros, lo escribio un escritorsucho porfugues que ni recuerdo el nombre, pero si, no fue Dumas el que escribio este bodrio

Diego Pumisacho dijo...

Estimados muchas gracias, tuve la suerte de leer el primer tomo de El Conde de Montecristo en la traducción de su versión íntegra original, aún en el compendio del libro de pasta blanca es una obra maestra. Si todos opinan tan mal de La mano del muerto, optaré por no comprarla, iba a ser el regalo de cumpleaños de mi madre, gracias a ustedes le he evitado un disgusto.

Rosa Berros Canuria dijo...

Pues a mí me entusiasmó. Me parece perfecto que el destino ajuste cuentas con el conde porque, aparte de que a mí me cae muy bien, hay que reconocer que en su venganza se pasó un poco.

Lucia Cervantes dijo...

La Mano del Muerto no es la continuación de El Conde de Montecristo sino solamente un historia derivada. La continuación de El Conde de Montecristo de titula Edmundo Dantes pero no ha sido traducida al Español. Yo la leí en Inglés y no me gusto. Trata Mucho de política. Al principio de la Novela el está casado con Hayde y tiene dos hijos con ella, una niña y un niño. Hayde muere en un incendio provocado. Edmundo y lids hijos sobreviven. Después Edmunfo de cada con Mercedes, el entra en la política y juega un papel importante durante la revolución francesa. La novela de torna bastante histórica para mi gusto y no la disfrute tanto.

Manuel Soto Zuniga dijo...

"fue un escritor y novelista portugues, contemporaneo del novelista y dramaturgo Alexandre Dumas (padre). Hijo de Frederico Hogan de Mendonça y de Maria Emília Possolo. Fue el creador de una pseudo-continuación de la novela El conde de Montecristo, titulada La mano del muerto (A Mão Do Finado). Creación realizada en el año de 1854, nueve años después de la obra de Dumas"