jueves, 22 de enero de 2009

Olvidoteca

Hace ya algún tiempo que lei esta noticia, puede que no sea muy fresca (quiza huela un poquito) pero sigue poniendo una sonrisa en mi cara cada vez que la leo.

El Hotel Conde Duque de Madrid ha tenido una idea que por sencilla resulta especial. Cada viajero llega, pasa una o dos noches y se va. Pero no es una estancia aséptica, con las prisas y el trajín de la partida se ha dejado un libro en la mesilla, o en la alfombra, donde cayó al quedarse dormido el día antes. Pues bien, la Gerente del Hotel, aficcionada a la literatura inglesa (nacionalidad e idioma de la mayoria de los libros olvidados dado el volumen de clientes extranjeros) pidió a la gobernanta que se los diese. Pero el flujo de libros no cesaba, y pronto necesitó una estantería. El hecho de que queramos compartir lo que nos gusta le llevó a colocarlos en una vitrina a disposición del personal y de los clientes... creó una olvidoteca.

A mi personalmente, me encanta la idea. El olvido de alguien genera el encuentro de otra persona. Es una idea inocente y romántica, pero el que dos personas que no saben de la existencia de la otra, que nunca lleguen ni tan siquiera a cruzar una mirada, por un momento esté conectadas por algo tan personal como un libro me parece genial. Es como el fenómeno del Bookcrossing pero de una manera más accidental, más "mágica"... de una manera llena de serendipia.

1 comentario:

Saray dijo...

Me acabo de topar con tu blog y me encantan tus críticas de libros. Si alguna vez pasas por Edimburgo ó Ginebra verás que esto ya es una ´´tradición´´ más que asentada :)
En Edimburgo hay cerca de 15-20 centros culturales, cybercafés etc...donde la gente deja libros para que otras personas se los lleven gratis y en Ginebra se dejan justo detrás de la puerta de la American Library de la ciudad. La de ´´joyas´´ literarias que he conseguido yo... jejeje. Echo de menos que aquí en España no esté tan de moda, mucho menos en ciudades pequeñitas como donde yo vivo.
Saludos :)